POR QUÉ DAR LA LATA

3 orígenes de la frase "dar la lata"

dando la lata

¿De dónde viene la popular frase “dar la lata”?

En nuestros orígenes, muchas han sido las ocasiones que se han aprovechado para hacer ruido, tanto a propósito como de forma fortuita. 

La algarabía en plan protesta o reivindicación ya forma parte de los antepasados del ser humano.  

Los ámbitos en los que el ruido aparecía, son de lo más variado desde lúdico, castrense y hasta meteorológico. Así que allá voy a contártelo: 

Muy típico es de los pueblos contar entre sus fiestas populares con un evento denominado “cencerrada” ¿Te suena?

Se trata de disfrazarse y hacer sonar cencerros o arrastrar latas por los suelos de las calles haciéndolos sonar cuando son fiestas populares, en navidad y carnavales.

Dar con un palo es también otra de las formas de hacer ruido, de aquí también aparece la expresión dar un palo o dar la vara, acepciones muy ruidosas ellas también. 

Todo ello tenía connotación de festival pero también de protesta, de ahí que hoy día sea muy gráfico salir a la calle con palos, cucharas, cazos y cazuelas para golpear y hacer ruido con el fin de llamar la atención sobre alguien: normalmente las autoridades.

Las cencerradas, las chapas delgadas que se ponen entre las tejas y los tejados y los soldados con sus pliegos enrrollados dentro de un canuto de lata, son tres de los orígenes asociados a la popular frase. 

De otro lado y aludiendo más bien a razones de tipo mecánico parece ser que se ponía una tabla delgada sobre la que se aseguraban las tejas en la construcción de una casa y que con el viento y la lluvia las tejas golpeaban esas tablas “dando la lata” a los vecinos del lugar.

Y ya como última narrativa sobre el origen de nuestra popular frase, en este caso dar la lata se atribuía a los soldados que allá por el siglo XVI recorrían los despachos mendigando trabajo o compensaciones económicas llevando sus historiales enrrollados en unos canutos de lata y dando en las puertas con ellos tratando de llamar la atención sobre ellos y dando la lata, como es lógico.

¿Sabías esto del ESPAÑOL …

Un español, usa de media unas 300 palabras. Una persona culta, aumenta la cantidad de palabras, llegando a las 500 diarias. Un periodista o escritor, puede llegar a utilizar 3000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.