Cómo nos influye el inglés (I)

¿TENEMOS MUCHOS EXTRANJERISMOS?


El inglés es la lengua que más influye en los idiomas del mundo. ¿Será porque es uno de los más hablados? (es el segundo, tras el chino mandarín). Nosotros los hispanoparlantes nos apuntamos a la moda de los extranjerismos y de los préstamos enseguida; será que nos da un aire más moderno, será que nos gusta lo novedoso, será que cada uno escoge su propia forma de expresión.

Una de las formas que hemos tomado de los anglosajones es la forma nominal de decir que no. La negación se usa de manera diferente cuando no está dentro de una frase porque lo único que queremos negar no es una acción, sino un sustantivo, es decir para indicar prohibición sobre él.

Paseando por mi barrio encontré varios carteles pegados en la pared que decían lo siguiente:

NO PIPÍ DE PERRO

…¡y se quedaron tan panchos!

Tú ¿cómo lo ves?, ¿te suena natural, correcto?. Pues apréndelo: NO es correcto. El castellano cuando quiere negar una idea sin necesidad de hacer una frase larga, lo correcto es mencionar ese sustantivo y detrás poner el NO.

Ejemplos:

  • Cámaras NO : No usar cámara fotográfica
  • Chanclas NO : No usar, entrar con chaclas
  • Menores NO : Prohibida la entrada de menores

Los que somos castellano parlantes tenemos la costumbre de dejarnos influir por el inglés. Ellos niegan las ideas y las frases exhibiendo primero el NO a todo. Muy famoso es el chistoso mensaje NO SMOKING. Sabes que no significa que no se puede llevar smoking, ¿verdad?

Nos encanta copiar del inglés, a veces con acierto, a veces todo lo contrario.

El castellano o el español, tanto monta monta tanto, es una lengua rica en variedad de usos y vocabulario. ¿Sabes que no es una lengua fácil de hablar correctamente por un extranjero?
Estamos habituados a copiar usos de otras lenguas, tanto en palabras como en estructuras, sobre todo con el inglés, 2º idioma más utilizado en comunicación después del chino mandarín. ¿a dónde quiero llegar? Nosotros castellano parlantes tenemos una gran variedad de recursos para negar, aunque de una forma un tanto incongruente. Digo esto porque nosotros negamos doblemente en una frase.

Mira un ejemplo:

– No viene nadie (si te das cuenta en el fondo esto es que viene alguien)
– No volveré jamás a este lugar (si no vuelvo jamás es que volveré alguna vez)


¿Sabes esto del ESPAÑOL…

El país que más estudiantes tiene de español es E.E.U.U. y el que menos es Suecia. Esta clasificación hace referencia a los 10 primeros países del mundo que estudia nuestro idioma.


EDITOR VS REDACTOR

Sus funcionalidades, diferentes.

 

Sí, como lo lees, Editor y Corrector no son lo mismo.

Sus funcionalidades son diferentes, aunque sobre ambos recursos planea la idea de servir de ayuda al que escribe o redacta. Están constituidos por programas o softwares. Unos sencillos, otros no tanto y que permiten elaborar escritos prácticamente de todo tipo con el fin de poder elegir cuáles van a ser los rasgos definitorios de nuestros textos digitales.

Editar es una tarea dinámica, lúdica, fácil y entretenida. Nada que ver con escribir en las máquinas de antaño, con teclas de incómodo uso y con las que la velocidad era más enrevesada de conseguir.

Manos mucho más ágiles y preparadas. Pulso de hierro. Aquello por fortuna, pasó a la historia y esta tarea de escribir sobre un teclado, se ha convertido en algo tan cotidiano como sencillo.

En la actualidad existe una alternativa para corregir textos digitales: es una alternativa personal y personalizada. Se trata de alguien que corrige, es decir, un corrector humano. Es conveniente porque encontrará tanto los errores de ortografía, así como los relacionados con el sentido de las frases, algo que un mecanismo no está preparado para hacer.


¿Cuándo necesitas un corrector de textos online en castellano?

Un corrector online en castellano, es necesario, cuando la web, el blog o cualquier escrito digital se ha terminado de redactar por ti, el autor. Como tantas veces comento, es la figura necesaria que aporta una nueva visualización del conjunto para detectar matices y rasgos que el autor ya quizá no pueda entrever de tantas veces como ha leído su trabajo.


Es necesaria y precisa esa labor si no deseas incomodar o ahuyentar a tu lector. ¡Cuidado con ésto! Las lecturas con cierto nivel de erratas, faltas de diverso tipo y tono inapropiado entorpecen la comunicación fluída. Momento en que se pierde el encanto de la lectura. Evítalo. Es una buena recomendación que te hago. Hazte entender a la primera.

 

¿Sabias esto del ESPAÑOL…

Los hispanohablantes somos una comunidad de unos 600 millones aproximadamente. De ellos 483 millones tienen el español como lengua materna.